sábado , 17 noviembre 2018

Así le queda el ojete a mi pasivo goloso, bien roto después de meterle pinga apelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *