RELATO GAY: Me coge un militar a mis 16 después del cole

Para empezar es la primera vez que escribo y soy bastante discreto con mis cosas pero quería contar mis experiencias que tanto me llenaron de placer.
A mis 16 años he aprendido muchas cosas y vivido muchas otras y son momentos muy específicos los que guardo con excitante Memoria. Pero lo que voy a contar es solo una de tantas. Siempre he sabido que soy gay y la verdad no tengo problema con ello no lo ando gritando ni nada por el estilo pero mi personalidad callada y no le siempre refleja un poco eso, vi o cerca a un batallón al lado de bastantes potreros cosa que siempre me causaba morbo. El sentir el pasto mis tras me penetraban salvajemente en algún pastizal me ponía loco, y más pensar en un soldado con su uniforme era mi sueño.

Que se me vino a cumplir un día muy inesperadamente, mi cara es de aun bastante niño o almenos eso me dicen por eso me sorprendí cuando yendo hacia mi casa después del colegio me paro un militar. Era bastante alto mucho más que yo con sus ojos cafés y piel morena, tenía labios gruesos y brazos anchos estaban pidiendo papeles ya en toda la esquina de mi casa, siempre me había dado miedo que pensaran que soy mayor y me llevarán por no traer la libreta que piden, esa vez muy nervioso le dije que tenía 16 y que venía del colegio le mostré mi sudadera subiéndome el saco que llevaba porque tapaba el escudo, el solo sonrió y dijo – ah tranquilo no te preocupes.

Baje mi saco apenado de mi actitud tan nerviosa, – pero te ves ya grandecito pensé que eras mayor dijo, – gracias respondí ya mas confiado, – debe ser por que eres bien bonito – asombrado le volví a agradecer no me esperaba que dijera eso la verdad hará ese punto no me había fijado bien el el y era bastante atractivo como de unos 24 seguimos hablando un resto ya que me preguntaba de mi colegio y de mi,- y estas solo? Me pregunto, – si aun se demoran un poco respondí mientras ya me emocionaba y me cosquillea a todo, me dijo – ven ya casi termino turno y si me esperas acá y te invito algo. Complacido acepte y en 10 minutos salió del batallón aún con su uniforme, cruzamos la puerta de mi conjunto y camino hacia mi casa comíamos helado que el había comprado, ya dentro de mi casa empezó a colgarse de mi y darme toques como en broma, no estaba listo para lo que vendría.

Hablando sentados en mi cama mientras leíamos música me dice – y no te vas a cambiar de ropa? Aloque respondí que si que ya ahorita me quitaría en uniforme el solo me cogió el borde del saco aun sentados y tiro de él para sacármelo, viéndole la cara y frente a frente con su uniforme verde empezamos a besarnos con sus labios carnosos me abría la boca y metía su lengua en la mía duramos así hasta que el roce de nuestros dientes nos hizo parar y reír el me acarició con una mano mientras con la otra desabrochaba mi camisa yo solo podía pensar en sí mi madre llegaría pronto o no pero lo valía, seguimos besándonos más y más hasta que me encontraba desnudo encima de aquel uniformado rozando mi culo contra su paquete que ya estaba duro mientras el con sus grandes manos me tomaba de la cintura y de la espalda, solo nos rozábamos mientras sentía como si barba a medio afeitar rozaba mis labios le quite botón por botón mientras eso y ponía su ropa encima de mi lámpara, comenzó a besar mis pesones y a morder mi pecho con cada beso y diente que me clavaba me estremecía encima de su pene duro cubierto por un bóxer verde oliva delgado ya desgastado y suelto, me puso abrazado debajo de él y yo acostado en la cama sentía como iba embistiendome lentamente aún con bóxer, cogió mis manos y arrodillado encima mio me puso su verga en la cara era grande la mas grande de que había visto yo gruesita la puso en mis labios sin meterla de una solo lo rozaba sosteniéndome ambas manos en el momento, no pudiendo mas me incline para chuparsela y me la metí de una a la boca duramos varió tiempo así el dándome embestidas de ves en cuando llenando mi pequeña boca, la saca y me abraza mientras su verga babosa me toca la mía, me gira abre mi culo y lo escupe en el transcurso me dice quédate quieto es una orden o muévete mas para tu general eso me excita y me hace querer complacerlo en todo, intenta meterme un dedo pero son tan grandes y gruesos que siento como si fuera ya su pene me masajea y dilata boca abajo mientras el me besa el cuello y con la otra mano me toma del pecho hacia el que esta encima mio también boca abajo en un momento se para y saca de su pantalón un condón me dice que se lo ponga yo con la boca, a lo que respondió que no se hacerlo y me da como miedo el ríe y me dice que es una orden me siento y el sube una pierna a la cama en mis labios pongo el condón y lo empujó por esa verga morena y grande.

Ya puesto me empuja en la cama y me corre hacia el mientras yo boca arriba me cogía de las cobijas y esperaba que no doliera, metió su punta y luego a mitad del tronco gemí nunca había sentido algo tan grande dentro de mí el me abrazo y me beso duro varios minutos metiendo dolo hasta la mitad, viendo que estaba nervioso paro, se sentó a mi lado y me hizo pararme, pensé que estaba bravo pero no, sonrió y me hizo ponerme encima de en se recostó y me dijo – métete tu sólito y yo te veo, me metí otra vez ya encima de él y me fui bajando y subiendo lentamente mientras el me cogía la cara del mentón y me sonreía, después en un momento solo me cogió con la otra mano de la cadera y me lo metió todo, se me salió una lagrima del dolor y del placer, había tocado un lugar que nunca habían tocado, era un éxtasis muy fuerte, el se encarnizo en penetrarme mirándome a la cara mientras yo lloraba, agarrando e del cuello y haciéndome mirar su sonrisita de placer, me puso de cucharita ahí mismo y me daba con fuerza, mientras besaba mis oreja y me cogía fuerte de mi pecho – si te gusta bebe? Me preguntaba con su voz profunda y mi piel trigueña chocando con la suya. Pasaron al rededor de 40 minutos y el aún no se venía, sólo se concentraba en follarme, me puso de perrito haciéndome llorar otra vez y luego de tanto sudor dijo – ash ahorita tengo que llegar limpio nos bañamos?.

Me lo saco y de cogió del brazo a entrar a la ducha con el ya adentro me pego contra la pared Fría, me sacó el culo y con una mano en mi cadera y otra en mi espalda empujando e me la volvió a meter sentía el peso de sus huevos mojados pegando e en los míos y mis piernas temblaban de tanto éxtasis, me la sacó y se saco el condón me volteo y me dijo acaba mientras me tocaba la cara, me bajó y me puso a mamarlo otra vez lo hice hasta que se vino a chorro encima mio, nos bañamos luego de eso riendo y jugando con la espuma al salir me regalaba si quería vestirme yo, el me vistió me tumbo en la cama y me puso los calzones de él para luego quitármelos mientras me morboseaba, ya vestido me abrazo y me sentó en sus piernas aun desnudo dijo que tenía que besarle la verga para despedirnos bien, baje y le recorrí con mi lengua su glande por dentro y toda su cabeza le puse su camisa mientras el morboseaba mis nalgas ya con jean, lo vestí y salimos al batallón otra vez me metió dentro saludando al celador y pidiéndole el fa, me presento a sus amigos un poco mayores que el, ellos riendo le decían que sí me había adoptado ya que yo era menor, el les dijo que se la había acabado de chupar increíble y que si querían me podía convencer todo esto conmigo presente que un poco excitado estaba también apenado, ellos riron y empezaron a manosearme entre todos eran 3 uno también Moreno y grueso pero no muy bonito, otro era blando y delgado alto y el tercero era joven atlético Moreno bajito, se rozaron en mi y el mas bajito atlético me beso. Al final me llevaron a la puerta porque les tocaba presentarse todos, me dijeron que cuando pasaba y jugábamos mas sin embargo no volví a toparme con ellos y así acabó mi sueño de coger en el batallón.

Autor: Anonimo, Fuente: RelatosEroticos-Club

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *